“Nuestro rakiduan (pensamiento) mapuche es una guía superior porque es la herencia de nuestros ancestros, nuestro kimun (conocimiento) es positivo y nuestro newen (fuerza) es inquebrantable, que no permite la comprensión de quienes no están preparados. Por eso, desde este lugar privilegiado al que nuestro pueblo accede luego de un largo camino, es posible mirar con mayor amplitud y perspectiva, desde aquí no pueden otros definirnos ni observarnos con claridad y aún menos entender nuestro destino que se define desde nuestra propia voz, que es la voz de la tierra sin intermediarios ni traductores. Es esto lo que nos lleva a seguir en nuestro propósito sin descanso ni temor alguno”.

Carta abierta a los diversos pueblos de Chile

A lo largo y ancho de estos días difíciles, y hasta hoy que escribo esta carta, había decidido procesar en silencio y en una reflexión profunda, las circunstancias acaecidas con mi frustrada candidatura presidencial. Esta decisión va mucho más allá el contexto actual, se trata de responder a quienes me han llamado para apoyarme, pese al escarnio público y la tentación de juzgar sin información clara, a ellos me dirijo primero, y se relaciona con el respeto que le debo a todas y todos quienes creyeron y se comprometieron con el proyecto de cambio que busco representar. Se relaciona con la lealtad a mi querido pueblo mapuche, con la responsabilidad que asumo ante toda la ciudadanía que fue testigo de este episodio y, por cierto, con el amor que me vincula a mi propia familia, que ha padecido conmigo este momento.

Como seguramente le ha pasado a usted, yo también he vivido la experiencia dura de caer en una desgracia involuntaria. Cuando esto ocurre una gran mayoría se aleja y te desconoce, muchos te juzgan a priori solo influidos por una especie de sentencia mediática. Esta se parece mucho a un linchamiento en la plaza pública; otros categóricamente te meten en el “saco” de esa clase política que ya nadie quiere y que en buena medida son la causa de los males de nuestra democracia. Sin embargo, estas circunstancias también revelan a los verdaderos amigos y amigas, a todos quienes siempre estuvieron conmigo con una incondicionalidad que me ha emocionado y me ha sostenido. A los primeros, los entiendo y a los segundos, les manifiesto todos mis mejores afectos.

Una de las cosas que han golpeado fuertemente mi mente y mi espíritu en este periodo, ha sido el hecho de sentirme parte de la historia de sufrimiento del Chile pobre y de mi pueblo...

 

La verdad de Diego Ancalao

Sobre Mí

Mi nombre es Diego Ancalao Gavilán. Nací en la ciudad de Purén indómito el 13 de diciembre del año 1980 en el hospital viejo, Región de la Araucanía. Provengo de una familia humilde que me enseñó el respeto a las personas y a mi pueblo Mapuche. Soy el segundo de cuatro hermanos e hijo de campesinos. Mi padre, proviene del sector el Lingue entre Purén y Lumaco y; mi Madre del sector Cerro Alto de Purén. Vivo junto a mi familia y tengo cuatro hijos.

En mi vida se han presentado necesidades, pero he logrado superar las adversidades gracias a mi fe y a la ayuda de las personas que he encontrado en mi camino. Mi principal herramienta ha sido el trabajo persistente y mi convicción de ser mejor cada día…

Mis primeros estudios los hice en la escuela G-49 y ya desde pequeño, comencé a ayudar a mi padre, acompañándolo en las labores de obrero forestal. Esta situación influyó profundamente en mi vida, ya que a esa corta edad me pude dar cuenta, que cuando se nace en la pobreza económico-social y la segregación racial, no hay más salida que la valentía para poder surgir.

Por eso, cuando hablo de la pobreza, no lo hago desde fuera, lo hago desde la realidad más cruda, porque sé que para los que nacemos en la exclusión, todo es más difícil. Sin embargo, la pobreza no es una condena, sino un obstáculo más a superar, volviéndose un desafío para la inteligencia y la voluntad. Esa es la fuerza que quiero compartir: es posible alcanzar nuestros sueños y vivir en un mundo MÁS justo.

Ir arriba
×

Hola!

Si te quieres contactar conmigo, envía un mensaje a: dankalao@diegoancalao.cl

o contactarme por WhatsApp

× Hablemos!
Send this to a friend